Aniversario del Sistema Métrico Decimal

Lo que puede dar de si un hecho histórico. Hoy, 14 de Noviembre, se celebra el cumpleaños de la entrada en vigor en España del sistema métrico decimal acaecida por Real Decreto en 1879.

Medir es una necesidad muy básica, necesaria para indicar a otros a que distancia se encuentra la caza, el poblado o el templo. Para la construcción de edificios, para saber cual ha sido la cantidad de grano que se ha obtenido, contabilizar los impuestos, las personas, la cantidad de comida y bebida a llevar en un viaje, etc.

Las primeras medidas de distancia estaban basadas en las partes del cuerpo humano, palmo, pie, codo,  o en la duración del día y de la noche. Un viaje duraba tantos soles, o había que caminar tantos pasos.

Por ejemplo todos conocemos la frase “a tiro de piedra” cuando queremos dar a entender que algo está cerca, o la de “donde cristo perdió el gorro” para indicar que está legísimo.

Las medidas de capacidad se relacionaban con los recipientes que las contenían como las ánforas y los divisores las copas u otro utensilio que se podían llenar con el contenido de uno de esos recipientes.

Como vemos todo de lo más natural, el problema surge cuando en cada lugar emplean un recipiente de diferente tamaño o la medida está basada por ejemplo en la medida del pie el rey de turno y se cambiaba cada vez que subía al trono un nuevo rey.

La medida más antigua que se conoce es el codo real egipcio adoptado posteriormente por griegos y romanos aunque con diferentes medidas y el Empan  medida de longitud babilónica, que era igual a 0,27 metros.

Otras medidas de la antiguedad fueron el Estadio, medida de longitud de Grecia, Egipto, Macedonia y Roma, equivalente a 174 metros, con variantes de entre 134 y 172 metros. Eratóstenes la usó para calcular la circunferencia de la Tierra con un error de 400 km (1%).

O el Pie  y sus variantes. El  “pie romano”, o pes, medía a 29,57 cm; el “pie carolingio” (o anteriormente denominado pie drusiano o drúsico [pes drusianus]) medía nueve octavos del romano, esto es, aproximadamente 33,27 cm;

Avanzado el tiempo las medidas se multiplicaron como lo hicieron los países y sus regiones. Todo esto suponía un lio, pero no será hasta el siglo XIX, que se plantearon la posibilidad de unificar las unidades de medida.

Hasta entonces se empleaban las yardas, los codos, pies, leguas, pulgadas, arrobas, pintas, etc, etc, etc. Lo que hacía necesario un sistema de conversión entre países, algo nada cómodo ni para los comerciantes ni, sobretodo para el fisco.

Para ilustrar el ejemplo podemos ver algunas de las medidas empleadas solo en España.

  • Pie castellano tenía a su vez variantes como el pie de Burgos medía 27,68 cm; el de Madrid medía 28,10 cm;
  • Caña, medida de Cataluña.
  • Codo: la medida del codo varía, según el origen, entre 41,8 cm (codo común) y 83,87 cm (codo mayor).
  • Vara, La vara castellana, o de Burgos, medía 0,8359 m, y estaba dividida en dos codos, tres pies o cuatro palmos.
  • Legua: la medida de la legua varía, según el origen, entre 4 km y 5 km.
  • Palmo de Barcelona: 19,43 cm
  • Cuarta: 20,89 cm, similar al palmo de Asturias.
  • Estadal superficial. Usada en Cataluña y Castilla. Corresponde a 16 varas cuadradas (11,117 m²).
  • Ana: es una unidad de longitud, que se usó antiguamente en Aragón, Valencia y Cataluña, de aproximadamente un metro, más o menos larga según regiones. Dos anas son una aba.

 

 

El Sistema Métrico Decimal se crea en Francia a comienzos de 1791, surgido de la Asamblea Nacional tras el proceso revolucionario decidiendo fijar una unidad de medida de longitud natural e nvariable, que permitiera que se sumaran todas las naciones extranjeras, eligiendo como referente una porción del meridiano terrestre.

Esta gran idea fue compartida por los científicos del viejo mundo que la pusieron en práctica en seguida, pero no para la población civil, acostumbrada a sus cotidianas medidas perviviendo hasta 1833, momento en que fueron abolidas definitivamente para los franceses.

Los españoles aun andábamos con nuestras tradicionales medidas, en la Real Orden de 26 de enero de 1801, pretendia conseguir unificar  los valores de las diversas unidades que se venían utilizando, de cara a competir con el sistema métrico decimal.

Podemos leer lo siguiente en este Real Orden:

“… se tomen por normas … el patrón de la vara que se observa en el Archivo de la ciudad de Burgos … .El pie será la raiz de todas las medidas de intervalos o de longitud; y se dividirá, según se acostumbra, en diez y seis dedos, y el dedo en mitad, quarta y ochava, y diez y seisava parte; e igualmente se dividirá el pie en doce pulgadas, y la pulgada en doce líneas.

La vara o medida usual para el trato y el comercio, y demás usos en que se emplea, se compondrá de tres de dichos pies; y se dividirá según se acostumbra, en mitad, quarta, y media quarta, u ochava y media ochava, también en tercios, medias tercias o sexmas y medias sexmas.

Para que la legua corresponda próximamente a lo que en toda España se ha llamado y llama legua, que es el camino que regularmente se anda en una hora, será dicha legua de veinte mil pies; La que se usará en todos los casos que se trate de ella, sean caminos Reales, en los Tribunales y fuera de ellos”.

Basados en la anterior orden se puede componer la siguiente tabla de unidades lineales y sus equivalencias:

1 vara de Burgos = 3 pies = 0,835905 m.

1 pie = 16 dedos = 0,278635 m.

1 dedo = 16 dieciseisavos de dedo = 17,415 mm.

1 dieciseisavo de dedo = 1,088 mm.

1 vara de Burgos = 4 cuartas = 0,835905 m.

1 cuarta (o palmo) = 2 ochavas = 0,208976 m.

1 ochava = 104,488 mm.

En el Museo de Aparatos del Centro Geográfico del Ejército de Tierra existen dos patrones del pie de Burgos., uno de ellos procedente del Cuerpo Nacional de Ingenieros (figura nº 3) y otro del Cuerpo de Estado Mayor del Ejército., divididos en dedos y doceavos de dedo, cuya equivalencia sería:

1 pie = 16 dedos = 192 doceavos de dedo = 0,278635 m.

1 doceavo de dedo = 1,451 mm.

Claro estaba que así no ibamos a ir a ninguna parte por lo que según la Ley de 19 de julio de 1849, se la cual se encarga a la Comisión de Pesas y Medidas, como órgano consultivo del Gobierno, la labor de desarrollar el Sistema Métrico Decimal en nuestro país.

De sus trabajos, se determinaron las equivalencias entre las antiguas pesas y medidas españolas y las métricas, apareciendo publicadas por Real Orden de 9 de diciembre de 1852. No obstante, el Sistema no se implantará como obligatorio hasta el 1 de julio de 1880 (Real Decreto de 14 de febrero de 1879).

Por qué era importante establecer el sistema decimal

El objetivo del sistema métrico decimal es la unificación y racionalización de las unidades de medición. Las características que deben poseer dichas unidades deben de ser la neutralidad, la universalidad, ser prácticas y fácilmente reproducibles.

Las nuevas unidades no habrían de depender de circunstancias nacionales, locales o temporales, no ser como por ejemplo de la época en la que se median dependiendo del largo del pie de algún gobernante y frecuentemente cambiaban tras su sucesión.

La otra gran ventaja del sistema es que los múltiplos y submúltiplos son decimales, cuando anteriormente las unidades se dividían en tres, doce, dieciséis… partes, lo que dificultaba las operaciones aritméticas.

países con sistema métrico decimal

 

 

Aunque como veis en negro aún hay alguno que no se ha adherido a este sistema, ¿será para llevar la contraria?

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here