Jack churchill “el loco jack” segunda parte

“El loco jack” tras ser evacuado de Dunkerque, se presentó voluntario en el servicio de Comandos tal y como dijo “Porque parecía peligroso”. El durísimo entrenamiento en las montañas escocesas, con perennes lluvias, mucho frío y cantidad de barro, parecieron armonizar con su espíritu, porque a veces, se levantaba a las tres de la mañana para hacer sonar la gaita, para desesperación de sus agotados compañeros.

El 27 de diciembre de 1941, Churchill fue el primer hombre que puso pie en la playa al frente de dos compañías de comandos en la operación ARQUERÍA  (raid de Vaagsoy), en la Noruega ocupada por Hitler.

Jack el loco
Jack el loco

El raid fue brillantemente ejecutado. Los hombres de Churchill tenían que ocupar y neutralizar una batería costera de Maaloy. Churchill, desembarcó con su espada en la mano y se lanzó a la carga contra la batería al frente de sus hombres mientras los animaba a gritos. La batería alemana cayó y su amenaza sobre el cuerpo de desembarco principal en Vaagsoy, dejó de existir.  Por la acción recibió una nueva Cruz Militar.

La importancia de la operación Arquería, provocó que los alemanes tuvieran que desplazar un importante número de tropas, buques de guerra y artillería para defender las costas noruegas. Recursos que eran desesperadamente necesitados en otros lugares.

En el otoño de 1943 al frente de la segunda unidad de comandos, llegaron a Salerno, en Italia.

Su misión era destruir la capacidad de los alemanes de emplazar artillería en la bahía de Salerno. Tras varios combates, Churchill lideró el último ataque que finalmente rompió los esfuerzos alemanes de destruir la cabeza de playa de los comandos.
El momento estelar de Churchill fue el ataque nocturno en la población de Piegoletti.

La vegetación impedía cualquier posibilidad de avanzar en silencio, Churchill envió en plena oscuridad a su grupo al grito de “Comando!”, con la intención de minimizar el riesgo de que los comandos se dispararan entre ellos.

Los alemanes, a pesar de ser superiores en número, quedaron desconcertados; en la oscuridad, los gritos parecían venir de todas partes, cayeron en la confusión y se acabaron rindiendo.

Churchill se hizo con 136 prisioneros. Cualquier otro lo habría dejado allí, pero Churchill no.

Adelantándose a sus propias tropas, espada en mano, y acompañado únicamente por un cabo llamado Ruffell, avanzó hasta la población y se infiltró en las posiciones alemanas sin ser descubierto por los enemigos.

Intimidando a los defensores con la espada, que brillaba en la oscuridad, se fue haciendo con los puestos de guardia  uno trás otro y en silencio. Según los iba capturando, le pasaba los prisioneros a Ruffell. Al acabar la noche, Churchill y el cabo Ruffel volvieron a las líneas inglesas.

Armado únicamente con su espada y sin disparar un sólo tiro, había desmantelado en silencio la defensa del pueblo y había capturado 42 prisioneros, varias ametralladoras y un mortero. Tras la hazaña fue recompensado con otra condecoración: la  Orden de Servicios Distinguidos (DSO).

En el Adriático su increíble suerte se acabó. Churchill quedó aislado con seis de sus hombres, tres de los cuales estaban heridos, dos de ellos muy graves. Cuando se le acabó la munición, cogió su gaita y comenzó a tocar “Will ye no come back again?” (no volverás?) cuando cayó una granada que lo dejó inconsciente. Cuando volvió en sí, estaba rodeado de alemanes.

Fuente: Onda cero y arcobosque

mury, un beso

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “El loco jack” tras ser evacuado de Dunkerque, se presentó voluntario en el servicio de Comandos tal y como dijo “Porque parecía peligroso”. El durísimo entrenamiento en las montañas escocesas, con perennes lluvia……

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here