El Juicio de Paris ¿una historia clásica?

La manzana de la discordia. Una frase que muchos conocemos pero que, yo al menos asociaba a la manzana de Eva. ¡Pues no!.

Leyendo el Juicio de Paris, donde aparece la manzana de la discordia, he encontrado muchas similitudes con textos de la Biblia, con cuentos o con historias famosas. Son los arquetipos que se viene repitiendo, no se sabe desde cuando, narración tras narración.

Hagamos un recorrido por esta fascinante historia.

El Juicio de Paris y la manzana de la discordia

Y cuál es este juicio, pues según la wikipedia tiene variadas versiones. La primera la encontramos en uno de los textos griegos más antiguos, La Iliada de Homero del siglo VIII a. C. A partir de ahí se le han ido añadiendo o restando elementos hasta la que ha llegado a nuestros tiempos. Y eso, si no es que el mismo Homero bebió de fuentes anteriores a él, que yo creo que va a ser que sí.

Esta primera versión trata de como el dios Proteo profetiza que la diosa del mar Tetis dará a luz un hijo  de Zeus, el dios supremo, que superará y derrocará a su mismo padre.

  • Un tema muy trillado en muchas de las historias de la época clásica y no tan clásica, en la que alguien predice que el hijo acabará con el padre y para evitarlo el padre se deshace del hijo, pero este se salva en última instancia y termina matando al padre. Como Edipo o el Rey Acrisio o en la Guerra de las Galaxias

No por faltas de ganas de yacer junto a la hermosa diosa, Zeus envía a su nieto, medio humano  y medio dios, el Eacida Peleo, a fin de evitar la profecía que había lanzado Proteo.

Peleo se dirige en la noche a la cueva donde duerme Tetis; “Allí se adueña de ti Peleo, cuando yacías vencida por el sueño y, puesto que tú, pretendida con súplicas, lo rechazas, intenta la violencia anudando tu cuello con ambos brazos; y, si no hubieses recurrido a tus acostumbradas artes cambiando muy a menudo tu figura, él habría salido victorioso en su osadía; pero tú unas veces eras un ave (sin embargo, él sujetaba el ave), otras eras un pesado árbol: Peleo se adhería al árbol; la tercera forma fue la de una moteada tigresa: aterrorizado el Eácida soltó aquellos brazos del cuerpo”

El Eacida Peleo no desiste y envía ofrendas a los dioses de los mares vertiendo vino al mar, restos de reses  y  humos de incienso hasta que recibió una respuesta del vate de los Carpatos.

“Eácida, conseguirás la boda deseada; tú al punto, cuando descanse dormida en la helada cueva, sujétala sin que se dé cuenta con lazos y con una fuerte cadena. Y que no te engañe adoptando cien figuras, antes bien oprime tú cualquier cosa que sea hasta que vuelva a adquirir la forma que fue antes”.

Siguiendo las indicaciones del vate, Peleo consigue que Tetis, tras una larga lucha con diferentes transformaciones, ceda; “Vences no sin la voluntad de los dioses”, y se mostró como Tetis. El héroe abraza a la que se declara vencida, y se adueña de sus deseos y la llena del gran Aquiles.

  • Vemos en esta parte del relato como los griegos trataron de dar una explicación al nacimiento medio divino de Aquiles.

 

  • En el libro de las mil y una noches existe una batalla entre dos magos que se transforman en diferentes animales hasta que uno vence al otro. También disney en el mago Merlí, recrea una de estas batallas. De hecho es algo muy común en los magos o brujas cambiar de forma a su gusto. Como veis pasamos de dioses a magos y de magos a brujas.

Otra versión habla de que Peleo se enamora de Tetis y consigue casarse con ella.

Se organizó una gran boda a la que acudieron todos los dioses y diosas del Olimpo además de los mortales más prestigiosos. Solo una diosa no fue invitada Eris, la diosa de la Discordia, que ofendida se presentó allí e hizo lo que mejor sabía sembrar la discordia.

  • ¿No os recuerda a algo esta parte? Os acordáis del cuento de la bella durmiente. Cuando nació fueron invitados todos los reyes y reinas de los reinos adyacentes y también todas las hadas menos una, la más malvada.

El caso es que Eris llevó una manzana de oro, en la que ponía kalisti (para la más bella), la tiró sobre la mesa  y dijo que era para la diosa más bella de la fiesta.

  • Esta es la escena con la que identificaron, la fruta prohibida del bien y del mal en el paraiso, con la manzana y la discordia que se produjo entre Dios y Adan y Eva.
  • Y volviendo a los cuentos, ¿a cual os recuerda este pasaje?, a mi a Blancanieves y al espejito mágico, además de la manzana envenenada que la madrasta de Blancanieves, transformada en bruja, le da para acabar con la que el espejo dice ser la más bella.

 

Tres diosas se lanzaron a por la manzana, Afrodita, Atenea y Hera disputando por la manzana y consiguiendo que la discordía se instalará en el banquete.

Zeus, muy sabiamente, se quitó el muerto de encima diciendo. ¡Hermes!, coge esa manzana de ahí y baja a Frigia, a casa del hijo de Príamo, el boyero que lleva a sus bueyes a pacer del Ida en el Gárgaro, y dile: “Paris, Zeus te ordena, ya que eres guapo y entendido en las cosas del amor, que juzgues entre las diosas cuál es de ellas la más hermosa, y que la que venza coja la manzana como premio del combate”. Y ya es hora para vosotras, diosas, de ir junto al juez, porque yo me niego a hacer de árbitro ya que os amo igualmente y, si fuera posible, con placer os vería a todas victoriosas. Y es inevitable que, el que conceda el premio de la hermosura a una sea odiado por las otras. Por eso yo no os resulto un juez conveniente, pero este joven frigio al que os vais a dirigir, no sólo es de sangre real y pariente de Ganímedes, al que veis aquí, sino que además es simple en las otras cosas y un habitante de las montañas, y nadie podría considerarlo indigno de semejante espectáculo. 

 

  • Naciendo por primera vez un certamen de belleza y el jurado comprado como veras a continuación, ¡ah y la paz en el mundo!.

Lo que no contaba Zeus es que Paris era humano y tenía deseos, sueños y un precio.

Las tres diosas se presentaron ante Paris. Aquí es donde se encuentran varias versiones en las que las tres féminas se presenta o todas desnudas, o todas vestidas o solo se presenta sin ropa Afrodita, la diosa del amor.

Cada una intenta, a través del chantaje, conseguir la manzana de oro ofreciendo a Paris aquello que ellas creen que pudiera desear.

Hera, la diosa madre le ofrece, según las versiones, todo el poder que pudiera desear o el imperio de Asia.

Atenea diosa de la sabiduria y de la guerra (curiosa paradoja) le ofrece, según versiones, la sabiduría o vencer en todas las batallas.

Afrodita, diosa del amor, con una sola versión, le ofrece el amor de la mujer más hermosa del mundo Helena.

  • Es increible la similitud que tiene esta parte de la historia con las tentaciones que sufrió Jesus, por parte del demonio durante los cuarenta días y cuarenta noches que estuvo en el desierto.
  • También me recuerda al genio de la lámpara en las mil y una noches concediendo deseos y todos desean lo mismo poder, sabiduria y amor.

Como Paris es hombre, es príncipe y se encuentra solo, lo que más le motiva es el ofrecimiento de Afrodita y le entrega a ella la manzana.

Afrodita por su parte deberá cumplir su palabra y consigue que Paris y Helena se enamoren dando lugar a la afamada guerra de Troya, que todos conocemos.

  • Y a tantas historias de amor donde una mujer es la causa de las disputas entre dos grupos amigos o enemigos y la perdición de muchos hombres. Como Adan y Eva, Romeo y Julieta entre otras.

Seguramente tu habrás encontrado otros arquetipos que yo no he visto en esta fantástica historia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here