Nuevos dinosaurios, utahceratops y kosmoceratops

¡Y es que no para!, el descubrimiento de nuevas especies de dinosaurios están constantemente saliendo a la luz.

Recuerdo cuando, ¿cuánto hará, 20 años?, no sé por ahí, las noticias que salían sobre dinosaurios eran siempre las mismas, el T-rex, el cuello largo, el pico de pato, el tricerato, que si tenían alas, que si eran los ancestros de las aves.

Luego recuerdo los descubrimientos de nuevos dinosaurios en Argentina y desde entonces, aunque con cuentagotas han ido apareciendo, en un goteo constante, nuevas variantes.

Lo que me hace pensar que la diversidad de dinosaurios era muchos mayor de lo que podamos pensar, aunque si lo piensas bien no hay nada de raro en ello, lo vemos hoy constantemente.

Sabiendo que estuvieron sobre nuestro planeta tantos miles de años, lo anormal hubiera sido que solo existieran unas pocas especies sin ninguna modificación debidas a las condiciones climáticas y ambientales.

Así que estan de suerte los paleontólogos actuales y futuros, pues parece que esto no tiene un final próximo.

Y no lo tiene porque en el extinto continente de Laramidia  los paleontólogos han encontrado un filón. El descubrimiento no es de hoy, sucedió el año pasado por septiembre.

Dos de los nuevos dinosaurios que se encontraron allí pertenecen a la familia de los ceratopsianos (del griego ceratops que significa cara con cuernos), ¡Vamos para ti y para mi de la familia de los triceratos!

Uno de ellos era enorme, el Utahceratops getty.  Recibió su nombre en honor al estado en el que fue descubierto Utah y a la paleontóloga Mike Getty, administradora del Museo de Historia Natural de Utah y descubridora del primer cráneo.

Este dinosaurio presenta un cuerno particularmente largo sobre la nariz, tan grotesco y desproporcionado parecía en aquel craneo de 2,3 metros que Mark Lowen, uno de los investigadores directores del proyecto, lo describió como “un rinoceronte gigante con una cabeza ridículamente desproporcionada”

 

Presentaba, junto a ese largo cuerno nasal, otros cuerno cortos y romos dirigidos hacia los lado sobre los ojos y otros dos con idéntica disposición al final de las mandíbulas.

La segunda especie encontrada recibió el nombre de Kosmoceratops richarsoni. Un curioso nombre que proviene de la palabra latina “kosmos” cuyo significado latino es adornar y richarsoni en honor al volutario que descubrió el primer craneo de este animal llamado Scott Richardson.

Es la especie de triceratos que, hasta el momento, han encontrado con más cuernos.

No solo tenía el de la nariz, sino que presentaba uno encima de cada ojo, dos puntas más en cada uno de los pómulos y diez a lo largo de la corona que distingue a los triceratos.

En total quince cuernos en una cabeza de dos metros de longitud sobre un cuerpo de cinco metros desde el hocico a la cola y un peso aproximado de dos toneladas y media.

 

Según los investigadores toda esta abundancia de cornamenta no parecen tener un propósito defensivo sino más bien ser fruto de la lucha por las hembras, apareciendo así más atractivos para estas a la vez que más peligrosos para los machos.

 

Fuente: csmonitor 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here