El lagar más antiguo con más de 6000 años

Estuve leyendo en los blogs que se había descubierto una bodega de nada más y nada menos que 6000 años de antiguedad. Me gusta mucho la arqueología, y especialmente la prehistoria, asi que me decidí a ver de que iba la noticia original. Encontré la publicación en, Journal of Archaeological Science (2010), doi: 10.1016/j.jas.2010.11.012, por supuesto en ingles. A si que os traigo de primera mano lo que realmente se descubrió. He omitido los extensos estudios que corroboran las pruebas realizadas, las referencias a los distintos artículos de autores y palabras muy técnicas, para una más fácil lectura.

Artículo original, http://graphics8.nytimes.com/packages/pdf/science/YJASC_2685.pdf.

Por favor citar este artículo en la prensa como: Barnard, H., pruebas químicas para la producción de vinos alrededor de 4000 aC en el Calcolítico.

La deliberada fermentación de hidratos de carbono en alcohol (etanol) ha sido reconocida como una de las muchas innovaciones que marcan la transición desde el Paleolítico a las sociedades neolíticas. Algunos creen que es, al menos, uno de los factores que motivaron la domesticación de plantas silvestres y el desarrollo de la tecnología cerámica).

Muchos alimentos pueden ser fermentados en bebidas alcohólicas, y la mayoría han sido y siguen siendo empleados, pero ninguno es tan ampliamente utilizado para este propósito como los cereales (para la fabricación de cerveza) y el jugo de uva (Vitis from Vitus, para la elaboración del vino). Aparte del consumo directo, a menudo en un contexto social específico, fue también ampliamente utilizado para la disolución de medicamentos.

La evidencia histórica de la propagación temprana de la tecnología del vino en todo el Viejo Mundo es abundante  y se está acumulando con la evidencia arqueológica.

Las excavaciones arqueológicas en el complejo de cuevas Arení-1, en el sureste de Armenia, reveló instalaciones y artefactos con una datación de alrededor de 4000 a.C. La instalación y artefactos asociados fueron descubiertos por las excavaciones estratigráficas apareciendo en buen estado de conservación en el segundo nivel Calcolítico en la galería central del complejo de cuevas, que ha sido fechado para 4223 a 3790 cal. Analizado por radio-carbono tras el análisis de tres muestras.

Se escavó una plataforma en el interior de la cueva que conserva unos bordes elevados de barro con una inclinación hacia la boca de un recipiente grande insertado en el borde inferior de la plataforma. El diseño de esta instalación sugiere que se empleó para dirigir un líquido que se origina en la plataforma dirigiendose por desnivel hacia la boca del recipiente que puede ser interpretado como un pithos o karas. La instalación se encuentra rodeada de otros recipientes de gran tamaño, interpretados como recipientes de almacenamiento, y por lo tanto se parece mucho a las históricas instalaciones de lagares.

El hallazgo en las proximidades de la instalación de uvas secas, semillas de uva, mosto de uva raquis, y pieles de uva todavía unida a los pedicelos corrobora la interpretación de que se utilizó para la trituración y prensado de la uva.(Nota del traductor, un lagar)

Se aplicó un nuevo método para detectar la malvidina antocianina, sustancia que da a las uvas y a las granadas su color rojo e indicativa de la producción de vino. Se realizó el tratamiento de las muestras, seguido por combinado de espectrometría de masas cromatografía líquida en tándem(LC-MS/MS), aplicada a cuatro fragmentos de cerámica antigua de Armenia y Siria. Dando un resultado positivo en dos de las muestras del complejo Arení, es la evidencia que apoya la hipótesis de que el vino se produjo en en el altiplano del Cercano Oriente en el último Período del Calcolítico.

La evidencia química que apoya la presencia de vino supone la detección de compuestos que pueden ser indicativos de la existencia del vino contenido y conservado en antiguas vasijas de cerámica o de residuos unidos a las paredes de cerámica de vasos cerámicos sin esmaltar. Tales compuestos incluyen el ácido L-tartárico, una molécula abundante en el vino , y resinas deliberadamente añadidas al vino para su preservación o para mejorar su sabor. Las muestras arqueológicas utilizadas en este estudio incluyeron:

Tres fragmentos de cerámica de la cueva complejo Arení-1, ubicado cerca de la aldea de Arení en la provincia Vayots Dzor de Armenia.

Una plataforma en el interior de la cueva, cuyo diseño  sugiere que se empleó para dirigir un líquido que se origina en la plataforma hacia el recipiente que puede ser interpretado como un pithos o karas.

La fermentación, aunque probable, sólo se presume y otros productos (tales como defrutum) deben no ser excluidos. El hecho de que en Armenia las muestras de cerámica se obtuvieran en un contexto parecido a una instalación de prensado de la uva, junto con los restos conservados (semillas, tallos, pieles) de uvas estrujadas o prensadas apoya la interpretación de que esta parte de la cueva era un lugar donde el vino fue producido.

El hombre se encuentra enfrente de donde se hallaron los restos de uvas.

Nuestra investigación ha dado lugar a una mejora en el método para identificar malvidina en los materiales arqueológicos que no pueden, sin embargo,  proporcionar argumentos ni a favor o ni en contra de la presencia del vino en recipientes específicos. Al igual que cualquier otra técnica científica, la investigación bioquímica por sí sola nunca puede dar pruebas concluyentes en lo relativo a las cuestiones antropológicas, ni la investigación arqueológica por sí sola puede demostrar de manera irrefutable la producción de vino. En su lugar, ambos deben ser parte de un programa de investigación más amplia, destinada a hacer frente a una determinada pregunta antropología o a una investigación arqueológica.

mury, un beso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here