La manzana de Eva no era la del pecado sino la de la sanación

Fue con una manzana con la que el demonio tentó primero a Eva y esta después a su compañero Adan. El señor les expulsó del paraiso por haber comido del fruto del bien y del mal. Aquí se equivocaron los transcriptores, pues es el fruto de la salud y de la belleza.


Además de ser una fuente rica de fibra, esta fruta contiene compuestos que ayudan a proteger la salud cardiovascular reduciendo los niveles de colesterol malo y otros compuestos dañinos en la sangre.

Científicos useños (de USA) de la Universidad de Iowa,  descubrieron que debemos comer manzanas pero con su piel, ya que es portadora de una sustancia cerosa, llamada ácido ursólico, que reduce el desgaste muscular y promueve el crecimiento de músculo además reducir la grasa, los niveles de glucosa, de colesterol y de triglicéridos en la sangre.


Tal como afirman los investigadores en la revista Cell Metabolism, (Metabolismo Celular), el ácido ursólico podría ser utilizado como tratamiento para la atrofia muscular, una enfermedad que provoca la disminución de la masa muscular.

Y también podría ser útil para tratar trastornos metabólicos como la diabetes.

“La atrofia muscular causa enormes problemas” explica el doctor Christopher Adams, endrocrinólogo de la Universidad de Iowa que dirigió el estudio.

“Y también es un trastorno muy común que afecta a la mayoría de la gente en algún momento de su vida, ya sea por enfermedad o debido al envejecimiento”.

“Sin embargo, no existe un medicamento contra este mal”, agrega el investigador.

¿Como lo descubrieron? pues como todos sabemos haciendo uso de ratones para averiguaar que genes se activan o no en el músculo durante su atrofia.

Tras descubrir esto vuelta a los ratones para confirmar su efectividad.

Los investigadores observaron que los ratones que habían ingerido ácido ursólico desarrollaron músculos más largos y fuertes que los ratones que no habían recibido el compuesto.

El viejo refrán dice que a diario una manzana hace a la gente sana” dice el doctor Adams.

“Y nosotros encontramos que el ácido ursólico de la fruta incrementó el tamaño y fortaleza de los músculos de ratones. Al incrementar el tamaño del músculo se reduce la atrofia muscular”.

“Sorprendentemente, el compuesto también mostró otros beneficios en los ratones: por ejemplo, redujo la grasa corporal y disminuyó los niveles de glucosa y colesterol en la sangre” afirma el investigador.


Los investigadores planean ahora llevar a cabo estudios en seres humanos.Si se comprueban los resultados, dice el investigador, podría ser posible desarrollar un suplemento o medicamento de ácido ursólico para tratar la atrofia muscular.

¿Dónde podemos encontrar el ácido ursólico? pues se encuentra en la albahaca, arándanos, saúco, menta, romero, lavanda, orégano, tomillo y ciruelas pasa.Pero la piel de manzana contiene cantidades particularmente concentradas de ácido ursólico.

Fuente: BBC

mury, un beso

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here