Prostitución virtual

Las redes sociales se están convirtiendo poco a poco, y en muchos casos de forma acelerada, en una proyección directa de nuestra vida social real. Hemos completado a través de la herramienta Internet, ese proceso, donde el teléfono, nos proporcionaba todo contacto con el exterior. De tal modo, ahora mismo, el teléfono (o los clubes juveniles) ha pasado a ser una segunda herramienta, e Internet, con todos sus portales sociales, se ha convertido en algo importantísimo ya para las generaciones que han crecido con ella. Las generaciones “telefónicas”, es decir las personas mayores de 40 años, se muestran más reacios en admitir esta realidad virtual, ni que se inmiscuya en su vida cotidiana, pero para las generaciones más jóvenes, las redes sociales y la consideración que sus páginas y perfiles muestran a través de ellas, ha pasado a ser fundamental para sus relaciones presentes y futuras.

 De este modo, la vida social en este mundo virtual, nos depara sorpresas de todo tipo: personas que realmente son solitarias y ni apenas salen de sus casas, pero en cambio tienen miles de amigos virtuales, y personas con una vida social saturada en la vida real e insignificante en sus páginas de contactos virtuales. Son contradicciones muy curiosas, pero que nos permiten responder a las necesidades de los usuarios y los nuevos servicios que la “era virtual” nos está ofreciendo.

La aparición de la posibilidad de la compra de “following”, para ciertos portales sociales, es algo bastante conocido. No voy a analizar este fenómeno, simplemente lo resalto como una manera más de “comprar” amigos, como se puede hacer en la vida real. Pero me ha llamado mucho la atención, la posibilidad de “alquilar” una novia o un novio por 10 días, como en la película “gigoló” o “Prety Woman”, que nos mostraba un reflejo de la vida real. Ahora podemos llenar ese vacío virtual con dinero. Para entender este fenómeno, debemos tener en cuenta las necesidades sociales de estas generaciones Twitter, Twenty, Facebook, Messenger, etc., y comprenderemos que la prostitución virtual será cada vez más admitida y al contrario que en la vida real, permitida y legalizada.

Toni Ferrando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here