Steampunk, retrofuturismo basado en el XIX

Steampunk, retrofuturismo basado en el XIX.

Un novedoso estilo basado en la estética del siglo XIX cuando las primeras novelas de ciencia ficción de la mano de Julio Verne comenzaban a hacer creer a sus conciudadanos que el futuro traería proyectos maravillosos y que no había límites para la capacidad del hombre.

Entonces las máquinas eran importantes en sí misma y no en su estética, esto no quiere decir que no la hubiera, por que la había y era bastante recargada, pero no era la motivación principal ocultar sus componentes como sucede hoy en día.

Tornillos, muelles, ruedecillas dentadas, tuberías, relojes, todo estaba a la vista y soportado por los metales de la época, el bronce y el hierro junto a la madera.


El útil y máldito plástico que nos invade, que recubre todas las máquinarias, las carcasas que impiden ver el interior,que ya consideramos feo y antiestético, han conseguido que olvidemos donde está lo importante, que está en la tripas de los objetos que empleamos, pero que no vemos, lo importante ahora es el exterior, que sea bonito, colorido y fácil de limpiar.

Los que gustan del estilo steampunk, gustan de la estética de la maquinaria del siglo XIX, de los contrastes entre el  bronce, la madera y el hierro sin por ello perder los beneficios que les proporcionan la tecnología actual.


Ha si se ha creado un estilo retrofuturista, con imaginación transforman y dan vida a todo tipo de instrumentos que nos recuerda aquella época en la que el carbón, el hierro y el vapor  proporcionaban las más elevadas tecnologías.

Cualquier objeto es susceptible de ser steampunkeado, y acabo de inventarme un verbo (que raro que hagamos esto los españoles), ropas, relojes, gafas, motos, auriculares, pendrives, ordenadores, cafeteras, lámparas y un largísimo etc.

Varios ejemplos de este estilo, los podemos encontrar en películas como Dune, donde una civilización que conoce la navegación espacial se viste con ropas de estética del XIX, o Wild, wild west, esta si basada en el siglo XIX pero con maquinarias e invenciones del siglo XX. El steampunk tiene atribuidos dos días al año para su celebración.

Los seguidores del steampunk de varios países acordaron dos días para celebrar su estilo.  Uno es el 14 de junio (día de 1699 en que el mecánico inglés Thomas Savery presenta la primera máquina de vapor en la Royal Society de Londres), y el 16 de noviembre (publicación de Veinte mil leguas de viaje submarino por Julio Verne en 1871).

Personalmente me encanta.

mury, un beso

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here