Cuentos terroríficos- Caperucita roja

Caperucita Roja

Una historia terrorífica donde hay lobos que matan niñas y abuelas. Eran historias que se contaban por toda Europa desde la Edad Media

Esta es la estructura del cuento.

Una niña debe visitar a la abuela enferma para llevarle alimentos.

Por oden de su mama que la advierte que no hable con desconocidos y no se entretenga en el peligroso bosque.

La abuela vive al otro lado del bosque.

Caperucita, obediente, en su camino se encuentra con un lobo amable, el desconocido, que le indica coja flores y entretenerla.

El lobo desea comerse a las dos, abuela y  niña.

Al llegar caperucita a la casa de su abuela se encuentra con el lobo disfrazado de abuela en la cama y la invita a meterse con él.

Cape obedece y quitandose la ropa se mete en la cama.

Al ver extraña a la abuela le informa de que grande tiene ciertas partes del cuerpo, y al llegar a los dientes, el lobo abre la boca y se la come.

Caperucita roja contiene un conjunto de arquetipos, que forman parte de la más antigua tradición, inscritos en el subconsciente colectivo. Se repetirán cuento tras cuento, incluso hoy.

Una historia de inocencia, de obediencia y cuidado hacia los mayores.

Una niña inocente que se adentra en lugares siniestros.

La advertencia de los peligros.

Los peligros que se encuentran cerca de casa.

Un lobo depredador, que mata y acaba con el sustento y la vida de los hombres.

El engaño, oculto tras un disfraz, para abusar de los débiles.

Visto desde el componente sexual una niña de la que abusa un hombre, disfrazado de amabilidad.

El primero que escribió esta historia en forma de cuento fue Charles Perrault, en 1695.(Lo tienes en /www.eliceo.com/libros/caperucita-roja-de-charles-perrault.html).

El primero y famosísimo libro «Historias contadas de los tiempos pasados». Luego se cambio el título a «cuentos del pasado con moraleja» para terminar llamandose «cuentos de la mama oca». Intentó dulcificar un poco aquellas historias pavorosas, aun manteniéndose en la versión más cercana al original. Incluyó, al final de los cuentos, moralejas, las convirtió en historias moralizantes por el miedo, que siempre buscaban asustar.

muri, un beso

Ir arriba