Leyenda mapuche del origen del hombre y la mujer

 Mapuche es el idioma que tienen en común los habitantes  del sur de Chile y el suroeste argentino. Más concretamente  son llamados así a los habitantes de la Araucaria. Cuando llegaron los conquistadores españoles los llamaron araucos cuando llegaron a Chile y así es como les conocemos.

Matrimonio mapuche 1890

Traigo esta leyenda mapuche porque tenemos muchos desconocimiento sobre las leyendas de la creación del mundo fuera de la cultura judis-cristiana-musulmana.

Leyenda Mapuche del origen del hombre y la mujer: DOMO Y LITUCHE

Hace infinidad de lluvias, en el mundo no había más que un espíritu que habitaba en el cielo. Solo él podía hacer la vida. Así decidió comenzar su obra cualquier día.

Aburrido un día de tanta quietud decidió crear a una criatura vivaz e imaginativa, a la cual llamó «Hijo», porque mucho le quiso desde el comienzo. Luego muy contento lo lanzó a la tierra.

Tan entusiasmado estaba que el impulso fue tan fuerte que se golpeó duramente al caer. Su madre desesperada quiso verlo y abrió una ventana en el cielo. Esa ventana es Kuyén, la luna, y desde entonces vigila el sueño de los hombres.

El gran espíritu quiso también seguir los primeros pasos de su hijo. Para mirarlo abrió un gran hueco redondo en el cielo. Esa ventana es Antú, el sol y su misión es desde entonces calentar a los hombres y alentar la vida cada día.

Así todo ser viviente lo reconoce y saluda con amor y respeto. También es llamado padre sol.

Pero en la tierra el hijo del gran espíritu se sentía terriblemente solo. Nada había, nadie con quién conversar. Cada vez más triste miró al cielo y dijo: ¿Padre, porqué he de estar solo?

En realidad necesita una compañera -dijo Ngnechén, el espíritu progenitor.

Pronto le enviaron desde lo alto una mujer de suave cuerpo y muy graciosa, la que cayó sin hacerse daño cerca del primer hombre. Ella estaba desnuda y tuvo mucho frío. Para no morir helada echó a caminar y sucedió que a cada paso suyo crecía la hierba, y cuando cantó, de su boca insectos y mariposas salían a raudales y pronto llegó a Lituche el armónico sonido de la fauna.

cinturón lituche y domo

Cuando uno estuvo frente al otro, dijo ella: – Qué hermoso eres. ¿Cómo he de llamarte? . Yo soy Lituche el hombre del comienzo. Yo soy Domo la mujer, estaremos juntos y haremos florecer la vida amándonos -dijo ella-. Así debe ser,juntos llenaremos el vacío de la tierra -dijo Lituche.

Mientras la primera mujer y el primer hombre construían su hogar, al cual llamaron ruka, el cielo se llenó de nuevos espíritus. Estos traviesos Cherruves eran torbellinos muy temidos por la tribu.

Lituche pronto aprendió que los frutos del pewén eran su mejor alimento y con ellos hizo panes y esperó tranquilo el invierno.

Domo cortó la lana de una oveja, luego con las dos manos, frotando y moviéndolas una contra otra hizo un hilo grueso. Después en cuatro palos grandes enrolló la hebra y comenzó a cruzarlas. Desde entonces hacen así sus tejidos en colores naturales, teñidos con raíces.

Cuando los hijos de Domo y Lituche se multiplicaron, ocuparon el territorio de mar a cordillera. Luego hubo un gran cataclismo, las aguas del mar comenzaron a subir guiadas por la serpiente Kai-Kai.

La cordillera se elevó más y más porque en ella habitaba Tren-Tren la culebra de la tierra y así defendía a los hombres de la ira de Kai-Kai. Cuando las aguas se calmaron, comenzaron a bajar los sobrevivientes de los cerros. Desde entonces se les conoce como «Hombres de la tierra» o Mapuches.

Después de haber leido esto, habrás comprobado que existen múltiples paralelismos con la creación del mundo, según la biblia, que aprendimos de pequeños. No es de extrañar que al llegar los españoles junto con los predicadores de la fe cristiana les fuera familiar y la aceptaran.

Fuente: Del libro «Monitores Culturas Originarias». Área Culturas Originarias. División de Cultura. Mineduc

8 Comentarios

  1. Esta versión de la historia, esta influenciada por los jesuitas. Para los mapuches, el mundo comenzó más o menos así:

    Allá en el mar, en lo más profundo
    vivía una gran culebra que se llamaba Cai Cai.
    Las aguas obedecían las ordenes del culebrón
    y un día comenzaron a cubrir la tierra.
    Habia otra culebra tan poderosa como la anterior
    que vivía en cumbre de los cerros.
    Muchos mapuches no lograron subir al cerro
    y murieron transformándose en peces.
    El agua subía y subía,
    y el cerro flotaba y también subía y subía;
    los mapuches se ponían los cantaros sobre las cabezas
    para protegerse de lluvia y el sol;
    y decían:
    Cai, Cai, Cai;
    y respondían:
    Ten, Ten, Ten;
    hicieron sacrificios y se calmó el agua,
    y los que se salvaron
    bajaron del cerro y poblaron la tierra.
    Así nacieron los mapuches.

    José Bengoa, «Los Origenes de los Mapuches»
    ————————————————

    Hay otras versiones más tormentosas, pero para ellos el inicio no era similar a Adan y Eva. Es extraña la similitud con la inundación y que sea la misma historia chilota.
    Sl2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here