Los humanos más veloces

Los seres humanos que se desplazan a más velocidad, sin la ayuda de ningún ingenio mecánico, son los esquiadores. Y dentro de éstos, los de alta velocidad serían capaces de competir hasta con los vehículos más rápidos sobre ruedas. El ejemplo más visible lo tenemos en los actuales récords de velocidad alcanzados por Simone Origone: 251,40 Km/h. y de Sanna Tidstrand con 242,59 Km/h.,  velocidades ambas sólo soñadas en circuitos de carreras y con vehículos muy preparados para la velocidad. En cambio, los esquiadores, además de los esquís, sólo cuentan con la ciencia aerodinámica para conseguir tal proeza.

Desde la cabeza a los pies, cada prenda que cubre a los esquiadores de alta velocidad, sigue un estudio, diseño y fabricación dependiendo siempre de la aerodinámica para su menor resistencia al aire, e incluso para aprovechar las fuerzas de empuje que se puedan producir con el desplazamiento. Los esquís miden 2,40 mts. No son rectos como algunos puedan creer, ya que deben poder corregir la trayectoria. Tampoco tienen puente, ni canal bajo la suela, y la espátula va casi a ras de suelo. El conjunto completo de esquís y fijación pesa alrededor de13 kg., casi el doble que en un equipo normal. Las botas, para que ganen en forma aerodinámica son más estrechas y duras,  se extraen los ganchos del empeine y se tapan los agujeros del tornillo con cinta adhesiva. Se cubren con el pantalón hasta el empeine y se pega con cinta para que no se forme la mínima turbulencia. Los espoilers se fabrican con poliespan y a medida, en forma de triángulo isósceles. Los bastones tienen una forma extraña en z, que casi obligan al esquiador a formar su posición aerodinámica. El mono y los guantes se fabrican de látex para ofrecer menor resistencia al viento.

 Quizás lo más llamativo de todo sea el casco. También es la pieza que más debe cuidarse para que no sea un punto débil al diseño aerodinámico del esquiador, por eso cada año aparecen nuevos modelos fabricados casi artesanalmente y a medida de cada campeón de la velocidad. Se suele hacer con fibra de vidrio y no sólo debe cubrir de un posible impacto, sino vencer también la resistencia al aire, así que se compone de dos cascos realmente: el interior para resguardar de un posible golpe y el exterior aerodinámico. Ahora queda saber dónde está el límite para estas balas humanas.

 

Toni Ferrando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here