Medidas que proponen los jueces a la crisis

En el informe de los siete jueces redactado por motivo de la situación que actualmente se vive en España de angustia financiera, y que fue ordenado por el CGPJ (Consejo General del Poder Judicial), se han presentado 18 medidas de “excepción”, con el fin de que se “suavicen” los desahucios y que no se sumen más desgracias a las ya más de 350.000 familias que se han quedado sin hogar, en los últimos 4 años.

Entre dichas 18 medidas, los jueces proponen el nuevo término legal “deudor hipotecario de buena fe”, dando la opción a los que sufren la situación de desahucio, de solicitar al juez, moratorias para aplazar el pago de cuotas, en casos de desempleo, desgracias familiares, accidentes de trabajo o larga enfermedad. También piden los jueces que la dación en pago se convierta en una “regularización imperativa en determinadas circunstancias”. Con esta premisa, con la entrega de la vivienda quedaría automáticamente cancelado el crédito.

Los jueces piden un “mayor protagonismo” para los interesados y plantean introducir mecanismos para que el deudor pueda permanecer en la vivienda a cambio de un canon, con fórmulas del tipo leasing o arrendamiento. Reclaman los jueces la creación de una comisión o comisiones mixtas que favorezcan salidas negociadas entre el banco y el deudor. Con esto reconocen el fracaso del Código de Buenas Prácticas que los políticos se inventaron para nada. Es decir, critican abiertamente las medidas que Luis de Guindo, Ministro de Economía ha tomado para solucionar el problema. Etc.

Y yo me pregunto: ¿tantos expertos en España como economistas, intelectuales, analistas, políticos, jueces, funcionarios de carrera, empresarios, para que a estas alturas, es decir, 5 años más tarde, se den cuenta del robo a gran escala que se está cometiendo? ¿Quieren ustedes decirme que los jueces desconocen ese artículo del Código Civil donde reza que la cantidad a pagar de intereses nunca superará el capital principal pues se cometería usura? Claro que lo saben, pero anteponen esa absurda Ley Hiporecaria de 1909 y han permitido hasta ahora “maniobrar a los bancos” porque algo “sacaban” ellos, las cosas claras, ahora no queda nada que sacar porque estamos arruinados, y antes de que les lluevan las acusaciones, se anticipan. He sufrido también un embargo (desahucio) y no tenían suficiente con la vivienda que triplicaba la cantidad a deber, luego, he pagado durante 10 años (embargo de cuentas) hasta los costes de un juicio que nunca se celebró. Nos roban desde el año 1909 los bancos, pero la vida sigue. Es lo que ocurre cuando todas las ventajas están del lado del prestamista: al final se queda con todo.

 

Guardar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here