Nuevos acuarios, sentirse como pez en el agua

Los últimos materiales sintéticos derivados del vidrio, polímeros, adhesivos de gran resistencia, como las siliconas,  etc., permiten hoy en día la construcción de acuarios comparables a lagos artificiales, por su extensión y capacidad de líquido. Estos grandes acuarios se pueden visitar en zoológicos, museos naturales, áreas como el Acuario de Georgia (Atlanta, EEUU.), que se considera el más grande del mundo, y pueden tomar estos acuarios las formas más inesperadas, como el de Aquadom en Berlín, que aparece en forma de cilindro y suspendido a bastante altura. El Oceanográfic de Valencia es el mayor de Europa.

Pero tenga el tamaño que tenga, un acuario necesita un mantenimiento idéntico en todos ellos, y tenemos que saber diferenciar los de agua dulce con los de mar y conocer qué temperatura es la correcta para los animales que queramos cuidar.

Para los de agua dulce, debemos vigilar por ejemplo, que no contenga demasiado cloro y una concentración salina que no supere el 0.5 %. Simula el fondo marino de los ríos. El de agua salada debe tener una concentración salina del 5 al 18 % para simular los fondos oceánicos y de mares. Y según la especie que alberguemos, mediremos la temperatura con los instrumentos que en cualquier tienda disponen. Una temperatura ideal está entre los 15º y 22º para la gran mayoría de especies. Si no queremos cambiar continuamente el agua, debemos simular una oxigenación, para ello podemos adquirir una bomba de diafragma o el recirculador tipo Venturi. El suelo se puede cubrir de grava fina y adornarlo con objetos que simulen el ambiente que queramos recrear. También la posición del acuario es importante: intentaremos que la luz no se dirija directamente sobre nuestro acuario.

 Todos podemos alegrar nuestra vivienda con un mini-océano que siempre deleita la vista, pero si nuestra actividad nos impide dedicarnos a su cuidado, siempre nos queda la posibilidad de visitar los inmensos y espectaculares acuarios, donde se pueden ver desde los tiburones más peligrosos y pirañas asesinas, hasta los exóticos peces de arrecife coralino, con su colorido tan espectacular.

 

Toni Ferrando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here