Monográfico, comedores de carne cruda, los inuits, 6ª parte

Sociedad

La sociedad inuits no está basada en jerarquías, no tenían jefes electivos ni hereditarios. Cada comunidad solía seguir los consejos de los que más se habían distinguido, bien por su habilidad en la caza, por su bravura en la guerra o por sus pronósticos sobre las mudanza del tiempo.

Nunca creían estar sometidos u obedecer a nadie, que no fueran sus padres de hecho nunca se reconocieron inferiores a los europeos

Faltos de un verdadero poder político, se regían por sus costumbres y carecían de tribunales. La justicia estaba basada en la ley de Talión, las familias empleaban la venganza o decidían las querellas privadas por la fuerza o la autoridad moral de los ancianos.

La propiedad entre todos los esquimales era comunal o cuanto más familiar. La propiedad individual es completamente desconocida a excepción de los bienes muebles.

Los conceptos de bien y mal  estaban basados en la virtud o el vicio respectivamente. Para ellos la virtud significaba el sacrificio del propio bienestar por el bienestar ajeno. El vicio estaba representado por  el egoismo, el afán por anteponer el interés propio al ajeno.

Es la sociedad esquimal una sociedad en la que se fijaban preferentemente en los deberes para con los semejantes, cumpliendo la promesa dada, estimando la piedad filial, acogiendo a los extraños, auxiliando a otros en sus contratiempos, respetando a los ancianos y a los muertos.

Aborrecen la ambición, la lujuria, la brujería y los desórdenes carnales. Una sociedad en la que apenas se discuta y en rarísimas ocasiones se llega a verter la sangre en una disputa.

Ni al enemigo mataban si no era en propia defensa. Extendían este respeto a los animales domésticos, especialmente a los perros, que cuidaban a la par que sus hijos.

niños y perros

Relaciones maritales

Los inuits practican indistintamente la poligamia o poliandria. No había ceremonia solemne para el matrimonio lo único más parecido es que recibía la mujer de la mano del novio un traje. Cualquiera de estas uniones podía ser desecha si había causas que lo justificaran como tener descendencia. Nunca por satisfacer sensuales antojos.

El padre disponía a su antojo de la mano de su hija, al saber que la pedían en matrimonio, y ella representaba desesperarse y abandonaba su hogar llorando y mesándose los cabellos. Los hijos varones por el contrario no abandonan la casa paterna una vez casados.

Relaciones sociales, fiestas.

Gustaban de juegos y fiestas niños y adultos. Cuando reaparece la luz del sol, la mayor parte del tiempo, en la que no están cazando, se dedican a realizar visitas a otros campamentos, celebrar banquetes, a bailar y contar cuentos. La fiesta mas importante era la del solsticio de invierno, por la que se celebraba la vuelta del sol y el renacimiento de la naturaleza. En las fiestas se mostraba  la bravura, la habilidad y la fuerza a través de ejercícios y juegos a demás de los  banquetes los cantos y los bailes.

Conocimientos matemáticos y astronómicos

Contaban hasta 10, expresando todo números mayor, abriendo y cerrando las manos.

Determinaban los años por sus largas noches y los días por el flujo y reflujo del mar si vivían en la costa.

Para realizar algún hecho, en ocasiones, se fijaban en la marcha aparente de algunas estrellas y lo utilizaban para fijar el tiempo en que debía ser realizado.

De las estrellas, en general, los groenlandeses creían que bajaban al suelo y comían con los hombres. Los esquimales que no eran de Groelandia creían también que el Sol, la Luna y las estrellas todas, eran espíritus de seres muertos en la Tierra.

Bueno ya solo queda uno más.

mury, un beso.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here