Síntomas de la menopausia

Los síntomas de la menopausia son  diferentes e individuales. Lo que unas experimentan sus amigas nunca lo sufren. La duración y severidad de los síntomas son variables.

Perdida de memoria

Las mujeres que se acercan a la menopausia se quejan a menudo por pérdida de la memoria e inhabilidad para concentrarse.

Osteoporosis

La osteoporosis (el intenso adelgazamiento de los huesos) es el principal problema para la salud que provoca la menopausia. Agrabado por los siguientes factores: mujer blanca y delgada, fumar, beber en exceso, tomar corticosteroides, ingerir poca cantidad de calcio o tener vida sedentaria.

En los 5 años posteriores a la menopausia, se da la perdida del 3 al 5 por ciento de masa ósea por año, y después, del 1 al 2 por ciento cada año; de ahí el peligro de que se produzcan fracturas a partir de lesiones menores.

En las mujeres de edad avanzada, incluso sin que exista ninguna lesión. Los huesos que se fracturan con más frecuencia son las vértebras (lo que provoca encorvamiento y dolor de espalda), el fémur (caderas) y los huesos de las muñecas.

Sistema cardiovascular

Las posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares aumentan rápidamente después de la menopausia, debido a la disminución de estrógenos.

Calores y otros síntomas vasomotores

El organismo lucha contra el descenso de estrógenos con la producción en la hipófisis, de dos hormonas: FSH, que estimula el óvulo y la LH, Luetinizante. El aumento de estas hormonas son las responsables de la aparición de los golpes de calor y los sudores nocturnos.

Los calores son ondas repentinas de calor del cuerpo, generalmente en la cara o el pecho. Pueden estar acompañados de palpitaciones, transpiración, frialdades o sudoración nocturna. Todos ellos síntomas vasomotores y causa de cambios en el control de la temperatura del cuerpo.

Los calores pueden comenzar 4 años antes de que finalice la menstruación, continuando  generalmente un año o dos después.

Problemas sexuales y genitales

La sequedad vaginal y menor elasticidad en tejidos son problemas comunes de la menopausia, también debido a la disminución de estrógenos producen falta de interés sexual, dificultad para alcanzar el orgasmo o baja respuesta sexual.

La sequedad vaginal puede causar irritación y dolor durante la copula y por ello reduciendo su frecuencia. También es muy común no alcanzar el orgasmo. Los lubricantes vaginales pueden hacer la copulación menos dolorosa.
Picazón (prurito) vulvar, dolor al tener relaciones sexuales (dispareunia), pérdida de sangre posterior a la relación sexual (sinusorragia) producidos por la sequedad vaginal, son otros de los síntomas.

Síntomas urinarios

Ardor al orinar (disuria), aumento de la frecuencia de la micción, urgencia urinaria, pérdida de orina espontánea o ante esfuerzos como la tos o la risa (incontinencia urinaria).

La incontinencia aumenta con la edad y hay evidencia de que la pérdida del estrógeno desempeña un papel importante. Durante la menopausia, los tejidos en la zona urinaria también cambian, dejando a las mujeres más susceptibles a la pérdida involuntaria de orina, particularmente si ciertas enfermedades crónicas o las infecciones urinarias están también presentes.

La carencia del ejercicio regular puede contribuir a esta condición. Es importante saber que el entrenamiento de la vejiga es un tratamiento simple y eficaz para la mayoría de los casos

Psíquicos: cambios de humor, depresión, llanto fácil.

Interrupciones del sueño
Durante menopausia puede experimentarse el insomnio o sueños disturbados. Pueden manifestarse de muchas formas incluyendo la dificultad para dormir o despertarse durante la noche lo que puede llevar a la fatiga durante el día.

Cambios corporales: aumento de peso, depósito de tejido adiposo en abdomen y caderas.

Cambios en la piel: disminución de la elasticidad de la piel, aparición de manchas (especialmente en cara y manos).

Los fitoestrógenos

Se encuentran en vegetales,hortalizas,legumbres,frutas y cereales integrales. Los más comunes son las isoflavonas obtenidas de la soja. Regulan el flujo de hormonas femeninas, reducen el colesterol , disminuye la tensión arterial, regulan la tasa de azúcar en la sangre y mejoran la circulación sanguínea, disminuyendo el riesgo de enfermedades cardiacas.

Son una forma de tratamiento hormonal natural sin los inconvenientes de los medicamentos con estrógenos.

muri, un beso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here