Caperucita Roja- Versiones

Caperucita roja

El hecho de ser historias de boca a boca medievales o incluso anteriores recogidas y diseminadas por las gentes medievales,  no nos permiten saber cual fue la historia original. Si conocemos diversas versiones a partir de que estas quedaran por escrito. El primer libro de cuentos fue realizado por Perrault.

Las modificaciones que realizó Perrault son muy pocas. Le dió nombre, “le petit chaperon rouge” y una estética de niña tierna, inocente y un poco bobalicona que se ha mantenido hasta finales del siglo XX.

Suavizó un poco la historia terrorífica que se venía contando, pero sin alejarse del original. De hecho es el único que mantuvo el momento en el que caperucita se quita la ropa y se mete en la cama con el lobo. Un lobo que en realidad es un hombre. También el final de la historia es la más cercana al original, en su crudeza; “¡Abuelita, qué dientes más grantes tienes! Son para comerte. Y diciendo estas palabras, el malvado del lobo se arrojó sobre Caperucita y se la comió. Fin.”.

Lo innovador de Perrault fue incluir una moraleja al final del cuento. En concreto en este la moraleja es:”Vemos aquí que los adolescentes y más las jovencitas elegantes, bien hechas y bonitas, hacen mal en oír a ciertas gentes, y que no hay que extrañarse de la broma de que a tantas el lobo se las coma. Digo el lobo, porque estos animales no todos son iguales: los hay con un carácter excelente y humor afable, dulce y complaciente, que sin ruido, sin hiel ni irritación persiguen a las jóvenes doncellas, llegando detrás de ellas a la casa y hasta la habitación. ¿Quién ignora que lobos tan melosos son los más peligrosos?”.

En el siglo XIX aparece una nueva eclosión del género del cuento de la mano de los hermanos Grimm, mantienen la estructura básica de los cuentos edulcorándolos, quitando es gran medida los componentes terroríficos de la Edad Media. Son auténticos censuradores de los finales de los cuentos, tal vez adaptándolos al gusto de entonces y cuyas versiones son las más conocidas. En 1812 escriben ” Los cuentos infantiles y para el hogar”.

El cuento de Caperucita roja es desposeido de su final. No contentos con esto llegaron a hacer dos finales diferentes.

En el primero incorporan un nuevo personaje, que dependiendo de las versiones posteriores que leamos, será un cazador o un leñador. Será el encargado de matar al lobo y salvar a la abuela y a la niña, de su estómago, para llenarlo de piedras.

Curioso final, quien sabe si consciente o inconscientemente los Grimm quisieron darle un componente mítologico o simplemente se inspiraron de la historia Biblica de Jonás, que sale de las tripas de la ballena o de la mitología griega en la que Cronos  (padre de todos los dioses), se había comido a todos sus hijos y cómo se le abrió la tripa salvando a los dioses  y se la llenaron de piedras para que no notara el engaño.

Como vemos, un arquetipo más, de hace más de 3000 años, repetido también, por ejemplo, en “Los siete cabritillos”.

El segundo final da más protagonismo a la niña y la abuela. Son estas las que consiguen matar al lobo al meterlo en un caldero lleno de aceite hirviendo. Veis el arquetipo?, recordais alguna historia donde venga?.

muri, un beso

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here