La mala educación (y no precisamente la de Almodóvar)

LA_MAL~1

Permítanme que desarrolle esta entrada que sale desde lo más profundo de mi ser y , en consecuencia, desde lo más insondable de mi cerebro, pues es algo que, como buena mente curiosa que tengo, me gustaría llegar a entender y hasta día de hoy no lo he conseguido. Quizás escribiendo aquí y compartiéndolo con todos ustedes, mi cerebro se ilumine al obtener alguna respuesta coherente, aunque bien es sabido (y ya parto de esa base) que el mundo, como los textos más exitosos y admirables, está lleno de dis-coherencias, esto es, incoherencias.

Al escribir el título de la presente, ha venido a mi cabeza la conocida película de Almodóvar (de ahí los paréntesis añadidos) y me encantaría hablar sobre su importancia y sobre las claves y detalles más  curiosos que llenan el filme almodovariano; pero este no es el caso, de ella hablaré seguramente más adelante. En este momento quiero hacer referencia a la mala educación que el ser humano ofrece con tanto derroche y tan gratuítamente.   

 Cuando uno hace las cosas lo mejor que puede y pone todo su empeño en ellas una y otra vez,  es normal que se espere una respuesta, un simple «gracias» serviría. Pero cuando uno no oye ni siquiera esa cortísima y fácil palabra, es algo muy lógico que se haga este tipo de preguntas. Por una parte puedo llegar a entender (e incluso excusar) que el ser humano lleva una vida de lo más ajetreada hoy en día y que a veces no depara en estos pequeños detalles que, precisamente, harían las cosas un poco más fáciles o, por lo menos, más llevaderas. Entiendo también que todos tenemos malos días y los problemas que hemos de afrontar a diario no son para nada fáciles, pero es que es incomprensible (por lo menos para mí)  a los límites que la mala educación del ser humano está llegando

Creo que se están borrando de nuestras curiosas mentes -y del diccionario-  palabras y expresiones tan básicas como «buenos días», «de nada», «con permiso», o la ya mencionada «gracias»  para adquirir otras de menos gracia y sí más despreciables. Y  esto por no hablar de los malos modales que el común de los mortales está adquiriendo, unos modales que, desde luego, poco tienen que ver con lo que en la escuela y la mayoría de padres enseñan.

Parecen pequeñeces, pero estoy cien por cien seguro de que todos funcionaríamos mucho mejor gracias a cosas tan sencillas como estas. Me encantaría llegar al bar y que el camarero me diera los buenos días antes de soltar un «¿Qué quieres?» seco y rotundo, disfrutaría de lo lindo si en el trabajo no hubiera malas caras por muy cargados que estemos, y sería el hombre más feliz del mundo si antes de pedirme alguien un cigarrillo por la calle me dijera «perdone». Pero, ¿cuál es su opinión? ¿Qué es lo que está pasando? ¿Existe alguna respuesta lógica a este caos sin sentido?

Tengan todos muy buenos días y, ante todo, gracias por leer.

6 Comentarios

  1. Hasta que no trabajé como dependiente, no supe la importancia de decir «hola» al llegar a un comercio, «gracias» y «adiós».
    Aún así hay gente que sí ha trabajado de eso y sigue siendo igual de rancia con la humanidad. Pero al menos a mí sí me sirvió.

  2. Felicitaciones por vuestro Blog, una idea algo fresca en la red.

    En lo que concierne a esta entrada mi opinión es la siguiente, quizá la sociedad actual entienda estas muestras de afecto( si de afecto un «gracias» siempre es bienvenido por cualquiera) como algo arcaico, anticuado, algo que no «mola» o algo que no se lleva, un tratamiento cortes que usaban nuestros padres pero que ya no gusta usar.

    Es impresionante como el ser humano ha avanzado tanto tecnológicamente en los últimos años, pero a costa de perder que? Pues precisamente esa empatía hacia los demás, ese gracias, ese por favor, ese de nada, a dia de hoy si no tienes red social no eres nadie, pero si das las gracias eres un blando, y un sentimentalista….. sera el precio del progreso. Pero podemos pagarlo?

  3. Buenas tardes elchukulu, gracias por tu opión tan cercana a la mía sobre este problema que a mí empieza a preocuparme.

    Lo de las redes sociales prima, es verdad, pero es que ni ahí se dan las buenas tardes; la gente se siente con la libertad de entrar a tu página de Facebook, por ejemplo y sin más, decirte que el vídeo que has puesto le parece de lo peor. Esto me hace hervir la sangre. Uno en su casa hace lo que quiere y si alguien quiere entrar, ha de comportarte con respeto. Por lo tanto, igual que me encuentro comentarios impertinentes en mi perfil de Facebook, yo, con la misma impertinencia los elimino, porque todo se puede decir de una formás educada.
    Es solo un ejemplo más.

    Gracias y esperamos tenerte por aquí de nuevo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here