Materia degenerada

Aprendido de Isaac Asimov, tiene la habilidad de explicar las cosas de un modo tan sencillo que todos podamos entenderlo. Un homenaje a este, uno de mis escritores favoritos.

Qué sucedería si comprimiésemos un líquido o un sólido bajo una presión lo suficientemente grande. Primero se iría reduciendo el espacio entre las moléculas o átomos de los que estuviera formado el cuerpo, disminuyendo el volumen y aumentando su densidad. Pero y si lo siguiéramos comprimiendo aun más. Pues seguiría descendiendo el volumen acercándose cada vez más lo electrones al núcleo. Y si lo comprimiéramos más, pues la fuerza de repulsión, que existe entre los electrones desaparecería. La atracción del núcleo no existiría y los electrones huirían volando alocadamente en todas direcciones quedando los núcleos atómicos desnudos.

El cuerpo perdería sus características iniciales y pasaría a ser «materia degenerada».

La presión que existe en la Tierra o en Júpiter no es suficiente para generar materia degenerada. Habría que llegar al Sol y más concretamente al centro de él, para encontrar este  tipo de fuerza suficiente para conseguir la presión necesaria para producir materia degenerada.

Este fenómeno es el que se da en en las «enanas blancas», estrellas con la misma masa que nuestro sol  con un volumen similar al de la Tierra. Bajo su propia gravedad puede comprimirse más, hasta quedar compuesta en exclusividad de neutrones en contacto. A estrellas con estas características se les llama «estrellas de neutrones» con un tamaño de una esfera de 13 km  contiene toda la masa del Sol.

E incluso puede comprimirse más, según los astrónomos, hasta llegar a el volumen cero de un «agujero negro».

muri, un beso

Ir arriba