Préstamos en I milenio a.C

El mundo griego se dedicó, al igual que los fenicios, al comercio en el Mediterráneo en el I milenio a.C . Tal labor estaba en manos de aquellos que poseían la pasta, los «naucleros», aristócratas, armadores, dueños de la carga y capitanes de la nave.

Exitía otro grupo que fue introduciéndose poco a poco en el sector, los «emporos«, comerciantes de baja categoría social que no tiene barco ni poseen las mercancias. Es un mero intermediario (increible que también esté esta figura), seguramente a cargo de algún aristócrata, que está más agustito en casa. Y sin embargo con el tiempo y las ganancias acumuladas se van a hacer con el poder del comercio griego. De hecho se llamarán emporios los lugares donde almacenar y comerciar sus  productos.

Ahora, cómo conseguían estos emporos la pasta para poder comprar mercancias y alquilar un barco.

Pues a través de PRÉSTAMOS. Sí, como lo oyes, ya existían los préstamos. Bueno, como te decía, iban y pedían un crédito al aristócrata (no en forma de monedas, sino en trueque) poniendo como aval el barco, si era del emporio, o la carga. Pero había unos INTERESES que pagar. Listos ¡eh!. Si la nave zozobraba junto con la carga antes de llegar a su destino, palmaba el acreedor. Si llegaba a su destino, debía cumplir con todas las condiciones pactadas, independientemente de los beneficios conseguidos. Cuales eran estos intereses. Pues dependían de la carga, del destino y de la duración del viaje. Por ejemplo si se tardaba más de lo que se sabía que duraba el viaje o si el barco llegaba fuera de la fecha establecidad.

Asi, se hicieron ricos muchos emporos y muchos aristócratas desde casita. Y es que era muy ventajosa esta actividad.

Todo estos datos se conocen por las fuentes literarias que nos han llegado.

muri, un beso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here